¿Donde van los Gays de vacaciones?

Por Carlos Manuel – (Adelante)
Desde que los gobiernos de diferentes países han tomado la iniciativa de incluir a la comunidad homosexual como parte de sus sociedades, las secretarías de turismo han trabajado fuertemente para poder tener atracciones y eventos que puedan incluir a la gente gay de sus propios países y de otros.
Con el deseo de tener una economía estable, diferentes países buscan maneras de atraer el turismo a sus naciones. Muchos de esos países no solo tratan de atraer a turistas en general, sino también al turista gay, creando campañas exclusivas para este sector tan nuevo y tan “lleno de dinero.”
Con tanta competencia y con tanta oportunidad me pregunto, ¿a dónde van los gays de vacaciones? Y ya estando de vacaciones, ¿cómo son tratados? Estas preguntas, claro está, no son fáciles de responder, pero sí existe alguna manera de saber a dónde va la gente gay de vacaciones y que países no deberían visitar, ya sea porque no son bienvenidos o porque como comunidad gay, necesitamos tomar decisiones personales y políticas de no dar nuestro dinero a países que no nos aceptan.
Según un reporte internacional de turismo, el cual se publicó a principios del año, el país con más atracción al turista gay es Argentina. Esto se debe a que el cambio monetario favorece al turista y porque una línea de cruceros gay comienza su recorrido en Buenos Aires y termina en Río de Janeiro. Otra razón se debe a que una compañía de Barcelona inauguró el primer hotel exclusivamente gay en Buenos Aires y porque la ciudad ha dedicado mucho tiempo, dinero y esfuerzo para atraer el turismo gay.

boda gay


El segundo centro con más turismo gay es la ciudad de Miami en Florida, seguido muy de cerca por la ciudad de San Francisco, California. Claro está que existen otros países como Italia, Francia, España, Irlanda, Suecia, México y Canadá entre otros.
Debe aclararse que la gente gay sale de vacaciones a todas partes del mundo, pero no todos los países tratan de atraer a este sector turístico. El ejemplo está con Jamaica que recientemente estuvo en las planillas de noticias porque más de dos mil personas se reunieron para atacar a una pareja gay, porque en ese país las cosas de ese tipo no se permiten. Así que tratar de ir a Jamaica de vacaciones no es bueno. Y aunque no todos los países reconocen los derechos homosexuales y/o el matrimonio gay, hay países que tratan de una manera un poco menos obvia, abrir sus puertas al turismo gay.
México, por ejemplo, a pesar de que es un país sumamente conservador y homofóbico, tiene lugares de atracción turística gay, tales como Acapulco, Cancún, Guadalajara, y la misma capital. Otros países europeos como Bélgica y Holanda ofrecen infinidad de turismo y atracciones gays. (Y eso sin mencionar a los hombres guapos) Y, en caso de que no lo sepas, Cuba es un país sumamente lleno de atracciones turísticas gays que no los anuncia por la Internet u otros medios debido a su política. Sin embargo, La Habana es una de las ciudades con gran entretenimiento gay y con gran libertad al respecto.
Existen infinidad de países y lugares locales donde uno, como gay, puede irse de vacaciones. Lo importante es saber a donde quiere ir uno, saber si ese lugar es algo que valdrá la pena, y saber cómo llegar y sobrevivir en ese lugar.
Con el hecho de que la Internet es un medio utilizado por todo mundo, lo único que ahora se necesita es un poco de tiempo para buscar países y lugares donde ser gay es bienvenido. Al mismo tiempo, la Internet sirve para buscar todo tipo de información en cuanto al turismo gay y cualquier país del mundo.
Recuerda, estamos en todas partes y como tales, alguien va a tener información en cuanto a una playa, una ciudad, un lugar turístico, y en cuanto a todos los antros, hoteles, bares gays, y hasta las zonas de ligue.
Lo importante es buscar e informarse. Yo, en lo personal, viajo a lugares (y países) donde la homosexualidad es aceptada completamente. De esta manera no solo ayudo a la economía de esos países sino que también actuo de una manera política. Pero aunque no quieras actuar de una manera política, lo importante es que busques y te informes de los mejores lugares para pasarte unas buenas vacaciones, ya sea con tu pareja (si es que tienes a alguien), con tus amigos o solo.
Así que ya sabes. Las próximas vacaciones que sean lo más gay que puedas tenerlas, pero siempre con precaución y cuidándote. Lo importante es divertirse, descansar, sentirse seguros y protegidos, y darle vuelo a la hilacha.

Fuente: SentidoG.com

9 respuestas a «¿Donde van los Gays de vacaciones?»

  1. Hola, soy Javier de Buenos Aires. Tengo 44 años y la verdad es que muchas veces me siento muy solo. Ni decir cuando de vacaciones se trata, ya que todos mis amigos o están en pareja o han formado su familia, por lo que casi nunca puedo compartir mis vacaciones con alguien. Me gustaría conocer a algún chico con quien iniciar una linda relación. Desde amistad hasta algo más. Puedo viajar a cualquier lugar. Escríbanme.

  2. victor no importa si es una pareja heterosesual u homosexual, un niño es algo muy preciado y existen padres tanto como homosexuales como heteresexuales que pueden da una buena educacion o una mala no generalices… si hablamos de niños diriamos que todo sacerdorte abusa de los niños… asi que no generalices.

  3. Una mujer canadiense que fue criada en un hogar homosexual se dedica ahora a asistir a otras personas que atraviesan por la misma situación y a pedir a los gobiernos del mundo que protejan el matrimonio entre hombre y mujer.

    Según informa ForumLibertas.org, Dawn Stefanowicz vive en Ontario, Canadá, con su esposo de toda la vida y sus dos hijos, a los que ha educado en casa. Actualmente prepara su autobiografía y desarrolla un ministerio especial desde el sitio web (en inglés)http://www.dawnstefanowicz.com/: Brinda ayuda a otras personas que como ella crecieron a cargo de un padre homosexual y fueron expuestas a este estilo de vida.

    Stefanowicz explica en el sitio web «cómo en su infancia estuvo expuesta a intercambios de parejas gays, playas nudistas y la falta de afirmación en su feminidad, cómo le hirió el estilo de vida en el que creció, y ofrece ayuda, consejo e información para otras personas que han crecido heridas en un entorno de ‘familia’ gay, un estilo de ‘familia’ que ella no desea para nadie y que cree que las leyes no deberían apoyar».

    Su testimonio:

    En su relato, Stefanowicz explica que debido a una enfermedad grave de su madre debió quedar al cuidado de su padre homosexual cuando aún era una niña. «Estuve expuesta a un alto riesgo de enfermedades de transmisión sexual debido al abuso sexual, a los comportamientos de alto riesgo de mi padre y a numerosas parejas», relata.

    «Incluso cuando mi padre estaba en lo que parecían relaciones monógamas, continuaba haciendo ‘cruising’ buscando sexo anónimo. Llegué a preocuparme profundamente, a amar y entender con compasión a mi padre. Compartía conmigo lo que lamentaba de la vida. Desgraciadamente, siendo niño unos adultos abusaron sexual y físicamente de él. Debido a esto, vivió con depresión, problemas de control, estallidos de rabia, tendencias suicidas y compulsión sexual. Intentaba satisfacer su necesidad por el afecto de su padre, por su afirmación y atención, con relaciones promiscuas y transitorias. Las (ex) parejas de mi padre, con los que traté y llegué a apreciar con sentimientos profundos, vieron sus vidas drásticamente acortadas por el SIDA y el suicidio. Tristemente, mi padre murió de SIDA en 1991», recuerda.

    Según Stefanowicz las «experiencias personales, profesionales y sociales con mi padre no me enseñaron el respeto por la moralidad, la autoridad, el matrimonio o el amor paterno. Me sentía temerosamente acallada porque mi padre no me permitía hablar de él, sus compañeros de casa, su estilo de vida y sus encuentros en esa subcultura. Mientras viví en casa, tuve que vivir según sus reglas».

    «Sí, amaba a mi padre. Pero me sentía abandonada y despreciada porque mi padre me dejaba a menudo para estar varios días con sus compañeros. Sus parejas realmente no se interesaban por mí. Fui dañada por el maltrato doméstico homosexual, las tentativas sexuales con menores y la pérdida de parejas sexuales como si las personas fueran sólo cosas para usar. Busqué consuelo, busqué el amor de mi padre en diversos novios a partir de los 12 años», sostiene.

    Stefanowicz recuerda que «desde corta edad, se me expuso a charlas sexualmente explícitas, estilos de vida hedonistas, subculturas GLBT y lugares de vacaciones gay. El sexo me parecía gratuito cuando era niña. Se me expuso a manifestaciones de sexualidad de todo tipo incluyendo sexo en casas de baño, travestismo, sodomía, pornografía, nudismo gay, lesbianismo, bisexualidad, voyeurismo y exhibicionismo. Se aludía al sadomasoquismo y se mostraban algunos aspectos. Las drogas y el alcohol a menudo contribuían a bajar las inhibiciones en las relaciones de mi padre».

    «Mi padre apreciaba el vestir unisex, los aspectos de género-neutro, y el intercambio de ropas cuando yo tenía 8 años. Yo no veía el valor de las diferencias biológicamente complementarias entre hombre y mujer. Ni pensaba acerca del matrimonio. Hice votos de no tener nunca hijos, porque no crecí en un ambiente de hogar seguro, sacrificial, centrado en los niños», señala.

    Las consecuencias:

    «Más de dos décadas de exposición directa a estas experiencias estresantes me causaron inseguridad, depresión, pensamientos suicidas, miedo, ansiedad, baja autoestima, insomnio y confusión sexual. Mi conciencia y mi inocencia fueron seriamente dañados. Fui testigo de que todos los otros miembros de la familia también sufrían», sostiene Stefanowicz.

    Ella asegura que sólo después de haber tomado las decisiones más importantes de su vida, empezó a darse cuenta de cómo la había afectado crecer en ese ambiente.

    «Mi sanación implicó mirar de frente la realidad, aceptar las consecuencias a largo plazo y ofrecer perdón. ¿Podéis imaginar ser forzados a aceptar relaciones inestables y prácticas sexuales diversas desde corta edad y cómo afectó a mi desarrollo?. Desgraciadamente, hasta que mi padre, sus parejas sexuales y mi madre murieron, no pude hablar públicamente de mis experiencias», explica.

    «Al final, los niños serán las víctimas reales y los perdedores del matrimonio legal del mismo sexo. ¿Qué esperanza puedo ofrecer a niños inocentes sin voz? Gobiernos y jueces deben defender el matrimonio entre hombre y mujer y excluir todos los otros, por el bien de nuestros niños»

  4. Hola recuerda que te espero el día 12 de marzo las 12 del día en el 12:30 para la primer boda gay de todo México , no puedes perderte este magno evento que se llevara a través de la única radio y tv gay con más de 40 millones de visitas http://www.radiodick.com.mx, 12 horas de trasmisión en vivo para llevarte todo el evento …desde la firma del acta de matrimonio, la comida con los invitados, la cena y el brindis en vivo a través de nuestra trasmisión.Ver más

Deja un comentario