Regalar oro

regalo-sanvalentin.jpg

Para demostrar nuestro amor a nuestra pareja uno de los regalos más recurridos de todos los tiempos es el Oro. Dicen que un diamante es para siempre pero más o menos ocurre como el oro, una joya es un recuerdo imperecedero del amor que sentimos hacia otra persona.

En ocasiones especiales como los aniversarios, el año nuevo o San Valentín puede ser el momento de plantearnos hacer un regalo inolvidable y en esta ocasión nuestra mejor elección puede ser regalar alguna joya de oro, plata, diamantes o otras piedras preciosas para recordarle siempre a nuestra pareja el amor que sentimos hacia ella.

Podemos encontrar verdaderas preciosidades en anillos, colgantes, pendientes en marcas con un diseño arrebatador como los que hace la firma Tous.

Últimamente para los amantes de los piercings se están imponiendo multitud de bonitos diseños especialmente en oro (que es mejor para la piel) con pequeñas incrustaciones de piedras preciosas. Esto puede ser un bonito detalle para disfrutar en la intimidad cuando los piercing se colocan en zonas donde sólo las puede disfrutar nuestra pareja.

Brasil ha celebrado su primera boda gay religiosa

 

saopaulo.jpg

El pasado 10 de abril se celebró en Sao Paulo el primer matrimonio gay entre Felipeh Campos, periodista y presentador del canal Rede TV, y Rafael Scapucim, diseñador de modas. El acto estuvo compuesto de dos partes. En primer lugar se realizó la unión civil en una notaría pública, para pasar a continuación a una ceremonia religiosa de origen africano. Hasta ahora únicamente solían llevarse a cabo ceremonias civiles en parejas del mismo sexo; sin embargo, esta ha sido la primera vez que esta unión civil ha ido acompañada de una ceremonia religiosa.
Para la ocasión, los novios, que iban descalzos, lucieron batas blancas en un altar lleno de flores y palomitas de maiz, como ofrenda a los dioses africanos. Los novios son practicantes de esa religión desde hace cinco años, los mismos que hace desde que iniciaron su relación.
A la boda, que fue oficiada por el «Padre de Santo» Cido de Oxum y sacerdotisas coristas, asistieron unas seiscientas personas, entre las que se encontraban el gobernador de Río de Janeiro, la ministra de Turismo y el alcalde de Sao Paulo entre otras personalidades.