Al ordenar la casa comenzamos por los artículos grandes, dejando a los más pequeños al final. Estos, en lugar de meterlos en un caja podemos clasificarlos de a pocos con los mismos envases vacíos de los productos que compramos semanalmente. Sepa algunos consejos oportunos sobre el manejo de estos envases.

Publicidad


Pasan por su cocina, cuarto de limpieza y cuarto de lavado frecuentemente. Después de usar su contenido los desechamos sin darle más valor que cuando estaban llenos. Los envases de los productos que usamos a diario están fabricados de vidrio, metal, plástico o cartón. Muchos de estos son lo suficientemente grandes para guardar otras cosas además de lo que albergó originalmente. También los hay pequeños para guardar aquellos que en un envase grande se podría perder a la vista.
Descartando y eligiendo qué envases usar
Sin embargo no todos los envases nos pueden servir.